Versos inconexos

Tengo las manos vacías
de amor,
de sueños,
de ganas de sentir
de vivir.

He cambiado de piel,
de lunas,
de ilusiones.
He conocido más demonios
de los que me gustaría conocer.
He abrazado lejanas soledades,
leyendas de pasión,
utopías secretas.

Tengo las manos vacías,
muertas y cosidas.
Ocultando enigmas
en letras misteriosas.

12 comentarios:

  1. Ay Ne... que oscura te leo. No te me imagino del todo.

    Besos

    ResponderEliminar
  2. la manos vacías
    pero el alma llena.
    "caminante no hay camino"
    y aunque esté lleno de piedras
    vida es lo que vivimos. y atesoramos.

    ResponderEliminar
  3. Recuerda que todas las respuestas están en ti... tú decides cuándo y con qué llenar tus manos.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  4. Comparto lo que dice Alma, somos nosotras las que decidimos con qué llenar nuestras manos...y además en el fondo creo que sabemos las respuestas.
    Un besazo.

    ResponderEliminar
  5. Las respuestas como dicen Alma y Lunaroja están en ti, Né. Y siempre somos nosotros los que de verdad decidimos escoger una cosa u otra. Más si esto no fuera así, la humanidad no valdría para nada. No somos máquinas binarias, ni robots. Tenemos emociones y deja que fluyan...

    Saludos y muchas gracias por tu comentario en mi morada.

    ResponderEliminar
  6. ...Pero llenas de miradas, experiencias, vida... es decir poesía.

    ResponderEliminar
  7. Si están vacías puedes volver a llenarlas, aunque tampoco está mal de vez en cuando no tener nada con lo que cargar, sea bueno o malo.

    Besos.

    ResponderEliminar
  8. Has vivido!
    Señores demonios, dejen ya a Né tranquilita
    Besitosss

    ResponderEliminar
  9. Pongo una 🌹 en tus manos.
    Besos.

    ResponderEliminar
  10. En algún momento de nuestra vida nos sentimos así, pero solo tu decides en que momento, como y cuando que se vuelvan a sentir llenas.

    ResponderEliminar
  11. No eres un intento de escritora, ¡Eres una buena escritora!

    ResponderEliminar
  12. Oscuros versos... Momentos de abatimiento que pasan y las manos vuelven a recuperar su calor. Vuelven nuevas ilusiones.

    Muy hermoso.

    ResponderEliminar