Confiar está pasado de moda

Nunca olvides que cuando te clavan un puñal la mano nunca está muy lejos. Que sí, que culpar al arma para evitar destrozarnos más está muy bien, pero un arma sin mano siempre es inofensiva.

15 comentarios:

  1. Cada vez tendemos a desconfiar más.

    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Muy bien descrito, Né. Muy bueno.
    Besicos muchos.

    ResponderEliminar
  3. Totalmente cierto querida Né...la mano es la responsable de utilizar el arma.
    Besitos con todo cariño preciosa.

    ResponderEliminar
  4. Totalmente! Qué buenísima esta reflexión!
    Saludos.

    ResponderEliminar
  5. Hallazgo!! La mente y la mano matan antes. Hallazgo!!

    Abrazo más que grande, Né.

    PD: Estoy liado por trabajo, amiga, de modo que me disculpo por no contestar en mi blog. Igual quiero que sepas que vendré a leerte en busca de inspiración...

    ResponderEliminar
  6. Y tanto, Né.
    Aplaudo la claridad con que lo has dicho.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  7. Buenísima forma de ilustrarlo con claridad.

    ResponderEliminar
  8. Gran verdad...
    Muy bueno y la ilustración perfecta.
    Besicos.

    ResponderEliminar
  9. Una verdad incontestable, Né.

    Saludos y buenas noches.

    ResponderEliminar
  10. Totalmente de acuerdo Né.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. No recuerdo donde leí que cuando apuntas con un dedo, otros cuatro te apuntan a ti.
    Saludos.

    ResponderEliminar